sábado, 22 de diciembre de 2012

El ejército de pobres

Cada vez hay más personas consideradas pobres o bajo el umbral de la pobreza, es un hecho, es así, indiscutible y devastador. Lo que ha propiciado todo esto es de sobra conocido, una serie de personas elegidas para representar a las mayorías legislan en contra de los intereses de quienes les pusieron ahí, esto unido a la presión del capital por poner la balanza a su favor y la dependencia absoluta del dinero que tiene el sistema que diseñamos en el siglo XVII y radicalizado gracias a la perspectiva neoliberal que se le da hacen cada vez más complicada la subsistencia para aquella persona que no posee lo que actualmente da poder y posibilidades, dinero.

Todo esto no sólo nos lleva a tener cada vez más pobres, sino a que cada vez el estado se encarga menos de estos pobres, que son las personas más débiles, quien tiene dinero puede defenderse, o pagar a personas que lo hagan, pero quien no tiene dinero está alcanzando cada vez mayores cotas de indefensión, y el estado del bienestar tan nombrado últimamente no sólo protegía a los débiles, sino que daba paz social a los que no eran débiles, ya que aunque no pudieran tener lujos, los eslabones más débiles del sistema se sentían protegidos y con sus necesidades básicas cubiertas seguirían respetando las reglas del sistema para intentar mejorar su calidad de vida, ascendiendo en la pirámide social. Pero eso está por acabarse, en un país en el que el estado no se preocupa por las personas, las personas dejarán de preocuparse por el estado, no tiene sentido, si el estado no cubre las necesidades básicas de los ciudadanos a pesar de tener los medios para hacerlo, puesto que hay comida en los supermercados y pisos vacíos en las calles, el ciudadano empezará a plantearse si es legítima la situación en la que está, y en cuanto un número mínimamente significativo de personas lleguen a la conclusión de que no, lo cual no es muy difícil puesto que en estos momentos el pobre está subvencionando al rico, empezarán los saqueos y las okupaciones, y será entonces cuando los que han propiciado o tolerado esta situación porque vivían bien hasta ese momento se lleven las manos a la cabeza, porque verán la magnitud del ejército de pobres.
Feliz navidad.