miércoles, 28 de noviembre de 2012

Se hace lo que se puede con lo que hay

Y es que esta es una de las frases más utilizadas, porque hacer lo que se puede con lo que hay es lo más noble, maravilloso, constructivo y frustrante que puede se puede hacer, porque lo que hay es un verdadero asco.



 Y es que últimamente lo que hay es verdaderamente lamentable, la gente pierde sus empleos, sus casas, parte de sus sueldos, horas de trabajo, clientes, bienes, seres queridos que emigran, derechos, posibilidades,  servicios públicos y la esperanza. Al final supongo que algo quedará que no nos puedan quitar, claro que habrá que esperar a que nos quiten todo lo demás para averiguar qué.
En cuanto a mí, soy de los que piensan que todo puede y debe mejorar, que se puede tocar fondo pero no techo, y que antes o después todo esto alcanzará un equilibrio, porque sin un balance igualitario nada es realmente sostenible, y antes o después todo tiende al equilibrio. Es verdad que el proceso en el que todo se estabiliza o es estabilizado por nosotros a base de protestas y lucha activista constante va a ser doloroso, pero por ahora nos queda esto, y no es un mensaje de desánimo, sino de aliento, porque haremos lo que se pueda con lo que haya. Además, siempre nos quedarán los gatos.