viernes, 30 de noviembre de 2012

Google mete las zarpas en videojuegos.

¡Ingress!, así se llama el cachivache nuevo de Google, un juego que utiliza nuestra geolocalización y realidad aumentada, pero es mucho mejor que nos pongamos en antecedentes.




El juego básicamente funciona gracias al GPS, según vamos recorriendo las calles podremos recolectar unos pequeños depósitos de energía cuya posición se calcula según la importancia que tenga la zona en Google Maps.
No estoy muy seguro del criterio que utilizan pero la verdad es que es muy eficiente ¡Yo vivo en medio de la nada y no hay un carajo de energía!. He podido probarlo unos días y la verdad es que engancha. 
La lógica del juego se basa en que en el mundo hay zonas en las que no sólo atraen personas, sino que también eventos, especialmente aquellos monumentos importantes, que se supone que tienen cierta energía imbuida de la mente humana que los diseñó. Cuanto más importante es la zona más energía habrá alrededor, y en los sitios más importantes encontramos los portales, que son estructuras que hay que capturar y mantener, uniendo portales se pueden conseguir zonas, aunque aún no me ha quedado muy claro para qué sirven estas áreas. 
Los jugadores se dividen en dos bandos principales, los Iluminados y la Resistencia, y cada uno tiene sus propias intenciones para con esta nueva forma de energía y con los portales, por lo que compites con otros jugadores por el control de estos portales (seguro que en un tiempo veremos alguna noticia de gente pegando a otra gente por coincidir dos bandos rivales conquistando el mismo portal).

Mi experiencia con el juego por ahora está siendo genial, ha conseguido que me dedique a pasar frío dando vueltas para conseguir energía, aunque por ahora no he visto ni un solo portal puedes proponer distintos monumentos para que los chicos de Niantic decidan si esa zona merece un portal o no. El juego promete muchísimo, yo me he apuntado porque me apunto a un bombardeo, pero va a gustar incluso a la gente más casual, y lo mejor es que ¡Todavía es una beta!, así que seguramente queda mucho por ver.